Mis Creaciones

CHEESECAKE DE CHOCOLATE SIN HORNO.

Después de un parón de dos meses hoy vuelvo a ponerme manos a la obra, con mucha ilusión, porque es el cumpleaños de Chema.

Quería hacer una tarta nueva y fresquita, que ya vamos teniendo cuerpo de primavera-verano, así que pensé en una cheesecake sin horno de algún sabor nuevo. Además a Chema le gustaron mucho las versiones que hice de turrón de Jijona y de Oreo, así que cuando le propuse hacerla de chocolate le pareció muy buena idea.

La parte más compleja de esta tarta era la decoración, al fin y al cabo una cheesecake es  muy sencilla, y yo quería “vestirla de etiqueta”.  Primero pensé en una decoración con manga, combinando diferentes boquillas, tenía un diseño en mi cabeza, pero no terminaba de ser lo que buscaba, quería algo diferente y un poco más impactante.

Entonces pensé en hacer algún adorno con chocolate. Nunca antes había atemperado chocolate negro, tan sólo una vez probé esta técnica con chocolate blanco usando el método de atemperado por siembra. No es muy complicado, pero sí que requiere un gran control de la temperatura con el termómetro.

El chocolate es muy caprichoso así que el atemperado es una técnica imprescindible para hacer adornos con él. Consigue que las decoraciones no se ablanden ni se deformen a la vez que las piezas realizadas quedan crujientes y brillantes. En este caso era imprescindible atemperar porque mi idea era crear un “cinturón” de chocolate alrededor de la tarta.

Así que preparé el cheesecake con un día de antelación para que cuajara y reposara, sin duda su sabor mejora de un día para otro. Llevaba una base de galletas con cacao y un toque de canela, luego una crema de queso y chocolate y sobre ella una capa de ganache de chocolate negro. Cuando la desmoldé le puse una capa de cacao puro sobre el ganache, por un lado para potenciar el sabor a cacao y por otro para darle un aspecto “aterciopelado” a la superficie.

Después preparé el chocolate para el aro. También hice unos bombones de chocolate blanco y negro y un adorno para poner al frente de la tarta. Luego añadí unos toques con polvos en tonos dorados y oro rosa. Y así ya estaba lista mi cheesecake vestida de fiesta.

Siempre comento la dificultad de poder sorprender a los habitantes de mi casa porque requiere trabajar “clandestinamente”, pero merece la pena el esfuerzo. Chema ni se imaginaba el resultado final de su tarta, además le hice creer que “iba a ser muy básica porque una cheesecake no da mucho juego…”

A la hora de comer hemos hecho una pequeña celebración los cuatro, al estilo de la fase 0, pero sin duda ha sido muy especial. Hemos disfrutado mucho y el momento tarta ha sido estupendo, a Chema le ha sorprendido y encantado su tarta y a las chicas y a mí también.

Chema y yo llevamos 21 años juntos, media vida, y no siempre ha sido todo bueno, pero los obstáculos que nos hemos encontrado los hemos superado juntos y hemos salido reforzados. ¡Muchas felicidades Chema! Para mí cada día a tu lado es mejor que el anterior ¡Te quiero mucho!

You Might Also Like

Sin comentarios

Deja un comentario