Mis Creaciones

TARTA DE WILDCAT DE FORTNITE EN FONDANT.

Tarta realizada el 27 de abril de 2021.

Hoy se cierra un círculo, hace exactamente un año Alejandro tendría que haber disfrutado de su tarta de Marshmello por su décimo cumpleaños. Sin embargo, el confinamiento hizo que fuera imposible…

Este año la temática elegida era Fortnite, concretamente una skin llamada Wildcat (al final voy a acabar siendo experta sin haber jugado nunca…). Cuando la vi le dije a Isra, su padre, que no iba a modelarla, primero por tiempo y segundo porque pienso que con estos personajes la cara tiene que ser exacta, no valen aproximaciones, y si no estoy segura del resultado prefiero no hacerlo. Así que le comenté que Wildcat estaría en la tarta pero que tenía que pensar en el proyecto.

Busqué imágenes en internet porque la opción era recurrir al papel de azúcar. Encontré varias que cumplían con las características que buscaba del personaje, pero había tres que me gustaban mucho y tenían una calidad muy buena.

El caso es que tenía las imágenes, pero no la forma de integrarlas, hasta que en una de mis búsquedas me salió la nueva Nintendo Switch edición especial Fortnite con el bundle de Wildcat y fue una revelación, ¡ahí estaba mi idea! La consola sería el topper con una de las imágenes elegidas y la otra iría en el frente de la tarta, como si fuera la pantalla de la Nintendo sin los mandos. Luego pensé poner las letras de Fortnite en la base con el número 11 sobre fondo negro y también decidí hacer una granada de impulso, para añadir un elemento característico del juego.

Sin embargo, aún estaba la duda sobre el color del fondant de la tarta. Por un lado tenía la opción de hacerla basándome en la caja de la Switch, que es azul con nubes, y por otro cubrirla de negro y hacerle un acabado tipo Fortnite Galaxy, que fue mi primer pensamiento. Decidí ponerla en azul por hacer el guiño a la idea de la consola, pero ya empezamos mal… el azul del fondant no era el que yo quería porque se me había terminado el tono que necesitaba para prepararlo. Pero aún así la cubrí de azul… Luego tenía la idea de hacer las nubes a pinceladas, pero la tarta estaba fría, así que el fondant “sudaba” y se saturaba… por lo que a pesar de que se apreciaba que eran nubes el acabado era irregular y en algunas zonas se emborronaba. Pasé a la siguiente opción, recortar nubes de fondant, pero resultaba muy infantil y demasiado simplona… así que fuera nubes.

Llegados a este punto le di la vuelta a la tarta y miré si podía quitar la capa azul, pero hice muy bien mi trabajo forrándola y no era viable sin arriesgarme a estropearla. Entonces, después de tantos peros, la cubrí de negro por encima y todo fue como una seda, le di el toque galáctico y ahí estaba, luciendo hermosa por fin.

Para el interior había mucho chocolate en todos los formatos: bizcocho, crema, ganache y chips.

De esta experiencia he aprendido mucho, como que a veces desoímos nuestro instinto y suele ser un error. Yo lo hice muchas veces, aunque lo más importante es no ponerse nerviosa y tener siempre un plan alternativo para salvar la situación.

Y en cuanto a nuestro homenajeado, he podido ver su cara cuando se ha encontrado con su tarta y le ha encantado. Espero que haya tenido un cumpleaños súper feliz ya que este año, por fin, ha podido disfrutarlo en compañía de sus abuelos. ¡Felices 11 Alejandro!

You Might Also Like

Sin comentarios

Deja un comentario